Cuál es el significado de los Budas y cómo activarlos en tu hogar

Patricia Traversa,

especialista en este estudio milenario, te da consejos para invocar la fluidez energética en distintas áreas de tu vida con las iconografías del Iluminado.

EL BUDA EN EL FENG SHUI

Un símbolo por excelencia de la energía positiva o Sheng Qi es la imagen del Buda. ¿Qué significa? En todas sus versiones, tantas veces vistas, irradia mensajes alentadores: abundancia, armonía, serenidad, salud, prosperidad. En sus diversas representaciones, delgadas o de figura voluminosa, sentado sobre sus piernas en actitud meditativa, sosteniendo diversos objetos o realizando mudras con las manos, hay algo que se mantiene imperturbable: la sensación de plenitud infinita.

Muchas de las curas que propone el Feng Shui funcionan como una psicomagia ambiental, donde los símbolos materializan los deseos en el hogar u oficina. De este modo, envían información a nuestro inconsciente de manera cotidiana y sutil, afirmando los atributos del bienestar.

Es por ello, que el Feng Shui desde tiempos remotos, adoptó la imagen de Buda como símbolo inspirador de auto superación, vitalidad y sentimientos nobles, que nos motiva mentalmente a tener buenos y sabios pensamientos. Y como el pensamiento es energía creadora, el Feng Shui armoniza el hábitat para que inspire pensamientos positivos, los cuales son, en definitiva, los autores de nuestro futuro.

  • La palabra Buda proviene del sánscrito y significa “iluminado”, «alguien que está despierto» en el sentido de haberse «despertado a la realidad». Puede usarse tanto para referirse al Buda original (Siglo Vi y V a. de C.) como a un título o un epíteto, que se le otorga a aquellas personas que alcanzan la verdadera sabiduría.

 

Las representaciones del Buda

En el Feng Shui, el símbolo del Buda en sus diferentes iconografías es un potente activador, pero no un objeto de devoción en sí. Se lo trata con respeto dándole un lugar estratégico y cuidado para atraer Sheng Qi. Se pueden usar cuadros, esculturas, figuras pequeñas, relieves. En líneas generales, podemos encontrar dos tipos de estéticas. Una es fiel a la idea del asceta de gran fortaleza interior, y la otra corresponde a la imagen voluptuosa de Budai o Hotei, un monje chino identificado como una manifestación de Maitreya (el futuro Buda). Todas son bienvenidas para el Feng Shui siempre que la elección sea con conciencia. Antes de elegirlas, conviene conocer su significado para poder darle un sentido auténtico a su presencia en nuestro entorno.

 

El asceta

Según los textos sagrados, en los inicios del Budismo, durante el periodo «theravada», la imagen de Buda estuvo prohibida, irrepresentable y carente de forma. En su lugar, se usaban símbolos que aludían a su presencia. Sin embargo, hacia el año 150 a. de C. con la dinastía Kushana, la intención de divulgar los principios de la doctrina mahayana («gran vehículo de predicación») hizo que surgiera la representación de Buda como ser humano, dotado de “señales” que indicaban los atributos de un Iluminado. Hasta nuestros días, podemos ver esta bella y espiritual representación donde cada detalle adquiere un significado:

Cómo activar los Budas de la felicidad en tu hogar.

* Peinado en moño (Vshnisha), símbolo de la meditación o vida espiritual.

* Llama, círculo o lunar, esculpido o pintado en el entrecejo, hace referencia a la iluminación (Urna).

* Párpados entornados que evocan la pureza de los pétalos de la flor de loto y la capacidad de concentración espiritual.

* Sonrisa serena propia del equilibrio interior de un ser libre de las circunstancias.

* Lóbulos de las orejas alargados significan la sabiduría, la nobleza y capacidad de escucha.

* Pliegues en el cuello como símbolo de felicidad.

* Manto monacal cruzado en el hombro izquierdo, representa la austeridad.

* Cíngulo o cordón monacal, una metáfora del vínculo con la comunidad budista.

* Pies descalzos, signo de austeridad.

* Pedestal, generalmente en forma de flor de loto, evoca pureza. La flor de loto nace inmaculada del fango. También es símbolo de la universalidad debido a la disposición radial de los pétalos de la flor.

* Gestos de comunicación a través de las manos (Mudras y Hastas).

 

  • El Buda además puede aparecer de pie, tumbado o sentado. Dentro de cada postura hay variantes, y diferentes posiciones de las manos. Cada versión tiene un significado especial (coraje, sabiduría, compasión, etc.) que conviene conocer antes de elegir la ubicación y la intención para tener la presencia de la figura. También hay diferentes tipos de tronos, algunos con formas de rocas, montañas, animales. Conocer todos estos buenos significados es importante para que el uso del Buda dentro del Feng Shui no sea un acto fortuito y vacío de sentido. Su presencia en el ambiente debe activar en nosotros las virtudes grandiosas que todo ser humano contiene de manera latente.

 

Los seis budas sonrientes

Una versión que se ha hecho popular es la de los Seis Budas Sonrientes: un grupo de diferentes figuras del Maitreiya que se usan para reafirmar determinadas aspiraciones en la vida, como salud, longevidad, armonía, abundancia de prosperidad, amor, etc. El significado de cada uno de ellos es el siguiente:

  • El Buda de la felicidad

Esta representación de Maitreya sentado y relajado, sonriente y sosteniendo una esfera o un sombrero de emperador con una de sus manos, ayuda canalizar los esfuerzos hacia el crecimiento personal en diferentes ámbitos de la vida. Transmite confianza en la capacidad que tenemos para superar con alegría y serenidad los obstáculos.

Ubicación: Sudoeste del living.

 

  • El Buda para las finanzas

En esta versión, Budai sostiene con ambas manos un lingote de oro, en actitud de recibir pero también de dar. Lo que marca una apertura generosa hacia la energía del dinero. Ayuda a activar la riqueza y a tener sabiduría para las finanzas.

Ubicación: Noreste del living acompañado por una planta sana de hojas redondeadas.

 

  • El Buda de la salud

Este Buda sostiene un Wu Lu o calabaza y una bolsa fuertemente ceñida con su mano izquierda. En esta bolsa recoge malas energías para aliviar cualquier enfermedad que se padezca. El Wu Lu era usado para confeccionar un recipiente hueco donde antiguamente los sanadores taoístas llevaban sus medicinas, o incluso agua y otras sustancias que ayudaban a revitalizar el cuerpo de los viajeros en sus largas caminatas. Este Buda activa la salud física y espiritual.

Ubicación: Este del living acompañado con una planta sana de hojas redondeadas.

 

  • El Buda de la compasión

Lleva una bolsa en la espalda y un abanico en su mano. Este Buda de sonrisa risueña concede los deseos con su abanico. El abanico tiene su origen en las disposiciones del emperador que concedía las peticiones del pueblo utilizando este objeto. En la bolsa lleva tesoros para ofrecer a quienes necesitan su ayuda. Esta representación activa la espiritualidad, invita a compartir y a extender una mano al prójimo.

Ubicación: Sureste del living con una vela.

 

  • El Buda del éxito

Con una perla de oro en cada una de sus manos, alzadas sobre la cabeza, esta imagen irradia la sensación de victoria y vitalidad. Activa la fuerza de voluntad y el deseo de auto superación. Es ideal para estudiantes, personas que ansían destacarse en sus profesiones.

Ubicación: Sudoeste del living, área de benefactores.

El Buda del éxito.

 

  • El Buda para la fertilidad

Está rodeado de niños. Se dice que tener un Buda de la fertilidad puede cumplir los deseos de tener un hijo y ayudar a su crianza saludable.

Ubicación: Oeste del living, área de los hijos.

 

  • El Buda con capa roja

Este Buda con túnica roja activa la energía Yang, ayuda a superar la tristeza y da fuerza para vencer los obstáculos. Lleva lingotes de oro y monedas chinas, indicando el flujo de la riqueza en movimiento. Desbloquea trabas financieras, disipa la negatividad, es ideal para los comercios.

Ubicación: a 45 grados de la puerta de entrada, mirando hacia ella desde adentro.

 

Recomendaciones generales

Una escultura del Buda puede elevar la energía de un espacio, transmitiendo sentimientos de paz, respeto y autoridad moral. Por ejemplo, si se la ubica en el centro de un hall importante o de un jardín puede ser también muy beneficiosa para modular el flujo de la energía. Las dimensiones deben ser las adecuadas al lugar para que no se pierda, y para que no resulte exageradamente grande.

Las alturas ideales para colocar la silueta de un Buda son 40 cm o 82 cm. Es conveniente apoyarlo sobre un manto, una plataforma elevada o una estantería donde incluso se pueden depositar ofrendas (frutas, flores, velas, sahumerios) para afianzar nuestro compromiso de activar la energía positiva.

Nunca hay que enfrentar el Buda a la puerta de entrada, se lo debe orientar a 45 grados de la misma, mirando hacia ella. Los budas no deben situarse en dormitorios matrimoniales, ni en la cocina ni en los baños, ni enfrentados a las puertas de estos ambientes.

En la sala de estar del hogar, sectores ideales para su ubicación son:

Sudoeste: activa la misericordia y compasión divinas.

Noreste: en el área de las finanzas ayuda a activar estrategias para la prosperidad.

Los budas también pueden situarse en el exterior, en algún rincón especialmente preparado del jardín o incluso del balcón. Muchas fuentes de agua incluyen la figura del Buda, y resultan, si son bien ubicadas, sumamente auspiciosas.

Si se decide armar un altar de meditación y oración con la imagen de un Buda, hay que encontrar un sector de la casa con energía levemente más Yin que Yang para favorecer la relajación y la quietud mental. Los tonos beige claro, blanco, y una manta del altar en rojo son los adecuados. Nunca se debe ubicar el altar en una pared que separe de un baño.

También una oficina es un lugar donde el Buda puede ayudar en diferentes aspectos. Ubicados en el escritorio mirando a la puerta de entrada en un ángulo de 45 grados.

En cuanto a los materiales, las figuras pueden estar realizadas en resina, cerámica, piedra, madera, metal, en colores neutros y en dorado. Los budas dorados tienen el color de la abundancia y de la jerarquía. Los de piedra o madera tallada, resultan piezas sobrias y elegantes que inspiran aspectos más espirituales y profundos.

También existen láminas y colgantes con la imagen de Buda que podemos usar para activar su protección en nuestro entorno. Lo importante es no abusar de este tipo de objetos e iconografía, pues un exceso en lugar de generar energía favorable podría bloquearla. Siempre conservar el orden y la limpieza a su alrededor, sin amontonamiento de muchos objetos.

 

* Articulo de referencia por Patricia Traversa,

Directora del Centro Oficial de Feng Shui Profesional 

y autora del libro “Cambie su vida con Feng Shui”.

 

admin

Leave a Reply

Your email address will not be published.